2 sept. 2007

El secreto portugués


Hoy acaba la operación regreso de las vacaciones estivales, y parece ser que en el día de ayer y en el de hoy se han intensificado los controles policiales.

Es una iniciativa buena desde mi punto de vista pero coches circulando por las carreteras españolas los hay todos los días, y sobre todo algunos realizando autenticas locuras en la carretera, pudiendo acabar como víctimas el resto de conductores.

Para paliar en algún modo esta temeridad, está el código de circulación que se encarga de sancionar mediante los agentes de tráfico. Pero es aquí donde radica el gran problema, ya que la sanción tarda unas semanas en llegar al domicilio, sumando el tiempo de los recursos, o las conocidas empresas quita-multas.

La solución podría estar en el sistema portugués, o al menos paliarla en parte. Consiste en comunicar la sanción y que el sancionado la pague en metálico o tarjeta. De no ser así los agentes pueden hacer un depósito y retirar inmediatamente el permiso de conducir y los papeles del coche.

La obligación de pagar las multas antes de recurrir, rebaja drásticamente los accidentes.

Más información aquí.

No hay comentarios:

ir arriba